La pintona

La batalla entre pescadores y ecologistas continúa. Desde la plataforma en defensa de la Pesca se ha vuelto a convocar una manifestación, esta vez en Zaragoza, para seguir haciendo presión, para luchar por nuestra afición, para hacer público lo que los medios de comunicación no quieren mostrar. Información sesgada y superficial de un tema en el que somos muchos los afectados, en el que hay mucho que contar pero parece que no les interesa hacerlo.

Y en esta situación, sin un futuro claro para la pesca deportiva y los negocios que involucra, ya hemos empezado la temporada, aunque no de manera oficial, eso será el domingo 2 de abril. Fue el martes 21 de marzo, con la primera repoblación del coto El Chantre, por supuesto con trucha común.

Aproveché la mañana siguiente, soleada, antes de la llegada de la borrasca, para volver a sentir el hilo entre mis dedos y la batalla de la captura antes de entrar en la sacadera. El agua baja todavía muy fría y las truchas se apelmazan en el fondo así que con un par de ninfas algo más pesadas pude ir moviendo alguna que otra pintona.

Pesqué tres horas, las dos primeras disfruté mucho, no era echar y sacar como podría imaginarse en un coto intensivo el día después de repoblar; había que buscarlas, insistirles y cambiarles las ninfas. Paciencia, mucha paciencia, a día de hoy es fundamental conforme están las cosas. Y sin dejar de intentarlo pude sacar unas 15 truchas de buen tamaño, peleonas, fuertes y bien alimentadas. Preciosas las comunes, con unas aletas grandes, bien formadas y presentando batalla desde el primer momento.

La última hora se movió un aire muy molesto, de esos que riza el agua y deja a las truchas inactivas. Lo intenté río arriba, llegando hasta el límite superior del coto pero en esa hora no tuve ni una picada aunque mereció la pena porque el río bajaba precioso y la zona de corrientes invitaba a probar suerte en cada postura e imaginar la picada, al menos.

Al final, el aire y el frío del agua me impidieron continuar pero pasé una mañana fantástica, tranquila, relajante, una mañana en la que con las dos primeras truchas que metí en la sacadera ya me habría ido contenta a casa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s