Volvemos a…

… Cristinas. Diez meses después. Mi padre y yo, como la última vez, y como en aquella ocasión los comentarios eran los mismos: “esto ya no es lo que era”, “antes te podías venir a las siete de la tarde, pescar el sereno y pasar un momento indescriptible”, “recuerdo un día ver el río cubierto de una manta de efémeras”…  Ya nada es como antes y creo que nunca volverá a serlo. Pero sí que parece que está algo mejor que el año pasado. Sigue leyendo

Anuncios