De mal en peor

Un año más, y ya son varios, el inicio de la temporada fue un “fracaso”.

Domingo 5 de abril, apertura de la veda en Castilla La Mancha, la espera terminaba y con la ilusión del primer día ponía rumbo al río junto a mi padre cuando apenas estaba amaneciendo. El lugar, el mismo que el año pasado. Acudíamos con la esperanza de poder sacar al menos un par de truchas cada uno pero lo único que cogimos fue frío. No duramos más de dos horas en la orilla del río y aunque cada día nos sorprende menos, es muy frustrante acudir al río, echar la caña una vez tras otra y no tener ni una sola picada. Sigue leyendo

Anuncios