La pesca es…

Medio otoño y un invierno esperando, compartiendo con otros apasionados de la pesca las ganas de empezar una nueva temporada. Las ganas y el temor a no saber qué pasará, la impotencia de no poder hacer nada ante el deseo de algunos grupos políticos de prohibir la pesca. Un deseo que si lo invirtiesen en lo contrario, en preocuparse por nuestros ríos, por una gestión responsable de los espacios de pesca y todo lo que ello conlleva harían de España un paraíso para pescadores de todo el mundo. Sigue leyendo

Anuncios

El pescado estimula el cerebro…

El invierno es triste y largo, sobre todo largo. Diría que todavía más largo para los pescadores, y si me apuras, aún más para los mosqueros. Sigue leyendo

Cataluña

Tiempos movidos para un titular así, pero aquí nada tiene que ver con la política y sí con la pesca. Aquello que dicen de que “lo mejor de la vida no se planea, simplemente sucede”,  poco tiene de dicho y sí mucho de verdad. Sigue leyendo

Responsabilidad de todos

Pocos ríos he pisado este años, falta de tiempo, falta de agua e, incluso, falta de ganas. Están acabando con la pesca, más deprisa de lo que muchos creíamos: leyes absurdas, inactividad por parte de las Administraciones, cero protección hacia los ríos y sus especies… Y por si fuera poco, en esa degradación de los ríos, contribuyen quienes más deberían protegerlos, los pescadores. Sigue leyendo

Ferias y fiestas

Desde muy pequeña las Ferias y Fiestas de San Julián han sido sinónimo de pesca. Miles de niños esperaban ilusionados la llegada de las carrozas, los caramelos, los coches de choque o el algodón de azúcar. A mí, sin embargo, nunca me han gustado las atracciones de la feria, lo que sí me hacía ilusión era el concurso de pesca de ferias. Sigue leyendo

Ilusión

La pesca no atraviesa su mejor momento, con quien hables, a quien le preguntes, dará fe de ello. Hay un descontento generalizado, una calma tensa, una necesidad de que alguien apueste por este deporte y recupere su esplendor. Pero en medio de esa tormenta, la semana pasada lució el sol. Sigue leyendo

Cuenca enamora

Hay quienes se van a un playa paradisíaca buscando la tranquilidad, recargar pilas y olvidarse de todo. Hay quienes ensalzan las virtudes de otros países a la par que menoscaban todo lo bueno que tiene España. Lo mismo pasa con Cuenca.

Muchos sueñan con dejar Cuenca, vivir en una ciudad más grande, con más ocio y, quizás, oportunidades. Pero luego, otros muchos se arrepienten, echan en falta la tranquila, el poder moverte sin el coche o el metro, el tener la naturaleza a menos de media hora, en resumen, el poder vivir. Sigue leyendo